#INVESTIGACIÓN 70.4% de mexicanos tiene un nivel inadecuado de bienestar

Lun, 3 Dic 2018
En el ámbito estatal, la cifra alcanza el 95% en Guerrero, debido a los altos niveles de violencia
Investigadores de la IBERO CDMX e IBERO Puebla presentan ‘Índice de Bienestar Social 2016’
  • Dr. Miguel Reyes, investigador del EQUIDE de la IBERO CDMX.
  • Académicos que presentaron la investigación en la IBERO Puebla.

El 70.4% de los mexicanos tiene un nivel inadecuado de bienestar, de acuerdo con la investigación ‘Midiendo el avance hacia un México con equidad: Índice de Bienestar Social 2016’, elaborada por académicos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y la Universidad Iberoamericana Puebla.

El Índice de Bienestar Social (IBS), desarrollado por el Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social (EQUIDE) de la IBERO CDMX, resume en una sola medida diez dimensiones de la calidad de vida, por lo cual brinda un panorama más amplio que el de los índices de pobreza y desarrollo existentes.

En cada una de esas dimensiones del IBS 2016, el porcentaje de la población nacional con un nivel de logro inferior al umbral de bienestar mínimo es el siguiente: acceso a crédito, 74.61%; ingreso, 68.79%; acceso a la salud, 61.52%; servicios básicos (agua, drenaje, electricidad, escusado), 57.97%; seguridad social, 54.09%; activos básicos (para preparar y conservar alimentos en el hogar), 43.40%; vivienda, 38.14%; vida libre de violencia, 33.07%; educación, 22.79%; y seguridad alimentaria, 21.52%.

Resultados generales estatales

Si se considera el total de las diez dimensiones, en el ámbito estatal, Puebla obtuvo el noveno peor resultado, con el 78.3% de sus habitantes con un nivel inadecuado de bienestar. El peor resultado de toda la República Mexicana lo obtuvo Guerrero, con el 95% de su población con un nivel inadecuado de bienestar, debido a las condiciones de inseguridad y falta de ejercicio de los derechos de la población de esa entidad.

La violencia es el factor que explica que Guerrero sea la entidad con menor porcentaje de su población con un nivel de bienestar adecuado en el país, por encima de Oaxaca y Chiapas, entidades que en otros índices de desarrollo suelen tener mayores niveles de pobreza o marginación.

Morelos, Colima, Chihuahua, Sinaloa y Baja California Sur son las entidades que presentan las mayores pérdidas de bienestar asociadas a la inseguridad; en dichos estados un nivel adecuado de bienestar sólo lo tienen el 20.4%, 23.6%, 25.8%, 31.7% y 35.5% de la población, respectivamente.

Zacatecas, Hidalgo, Puebla y Estado de México son las que más pierden por falta de acceso a crédito entre sus habitantes; ahí el nivel adecuado de bienestar es alcanzado por el 18.2%, 19.5%, 21.7% y 24% de los habitantes, respectivamente.

El estado con el mayor número de habitantes con un nivel adecuado de bienestar es Aguascalientes, con 55.4%; por encima de Nuevo León, 51.6%; Coahuila, 51.5%; y la Ciudad de México, 49.9%.

A pesar de que Aguascalientes presenta condiciones menos favorables que Nuevo León en seis de las diez dimensiones del IBS, las bajas tasas de homicidios y mejores condiciones de las viviendas en la entidad del Bajío contribuyen a que presente un mayor IBS promedio. Este resultado ilustra que para mejorar en el nivel de IBS no basta con tener mejores condiciones en algunas dimensiones, sino que debe ser producto de un desarrollo equilibrado en las múltiples dimensiones que lo conforman.

Conclusiones y recomendaciones

El Índice de Bienestar Social proporciona una herramienta que puede permitir diagnosticar y evaluar los avances de las políticas emprendidas. Al incorporar aspectos asociados a demandas específicas de la sociedad mexicana, tales como la inseguridad o el acceso a las tecnologías de la información, el IBS responde a la necesidad de disponer de una medida más amplia y acorde al objetivo de alcanzar un México más equitativo.

En este sentido, el EQUIDE se ha dado a la tarea de desarrollar una serie de indicadores que permitan diagnosticar, en primera instancia el nivel de bienestar de la población mexicana: el Índice de Bienestar Social; sin embargo, este índice será el insumo fundamental para la construcción del Índice Nacional de Equidad que el EQUIDE dará a conocer próximamente.

Índice de Bienestar Social

El Índice de Bienestar Social busca proporcionar una medida que resuma las condiciones de vida de las y los mexicanos en múltiples ámbitos del bienestar, la cual permita diagnosticar, evaluar y proponer estrategias para alcanzar un México más equitativo.

El IBS retoma dos grandes tradiciones de la medición del bienestar social: el enfoque de derechos y el enfoque de bienestar. El enfoque de derechos permite identificar las dimensiones y las aspiraciones de la sociedad mexicana para todos sus habitantes. El enfoque del bienestar presupone que es posible medir y combinar en un solo índice esas condiciones de vida, a fin de analizar las desigualdades y desventajas existentes, así como para monitorear los avances realizados.

El indicador no sólo busca resaltar las situaciones de desventaja a las que ciertos individuos se enfrentan en cada una de las dimensiones que lo componen, sino que también cuantifica la medida en que algunos individuos cuentan con niveles de logro superiores a los estándares establecidos. En este sentido, el IBS permite disponer de una medida que permite analizar todo el espectro de la distribución de los logros en las dimensiones que lo conforman.

tabla_1.png

¿Cómo se construye el Índice de Bienestar Social?

La construcción del IBS se realiza en tres etapas. En una primera etapa, se calcula qué tan alejado está el nivel de logro de cada persona respecto al umbral mínimo de bienestar. En segundo lugar, se determina el peso de cada dimensión considerando el grado de redundancia de la información que provee cada dimensión, de tal suerte que se da mayor peso a las variables que proporcionan más información. Finalmente, el IBS se construye como la suma ponderada de todas las dimensiones, utilizando las ponderaciones calculadas en la segunda etapa.

¿Cómo se mide el nivel de logro en cada dimensión del IBS?

Cada una de las dimensiones del IBS refleja el nivel de logro de cada persona u hogar respecto a un umbral de bienestar básico (UBB). Cada uno de los UBB representa las condiciones mínimas con las que debe disponer el individuo, definidas a partir de la legislación vigente o con un criterio equivalente.

La selección de las dimensiones e indicadores se realizó considerando dos criterios: 1) que estuvieran asociados a derechos reconocidos por la legislación mexicana o tratados internacionales firmados por el Estado Mexicano, y 2) que existiera información disponible que permitiera su medición.

La fuente de información primaria para el cálculo del IBS es la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 (INEGI, 2016), la cual contiene información en todas las dimensiones consideradas y es la fuente de información de referencia para la medición de la pobreza y la desigualdad en México.

¿Cómo se mide cada dimensión y umbral de básico?

  1. Ingreso: Se utiliza el ingreso corriente total del hogar por adulto equivalente, expresado como el logaritmo de la razón del ingreso respecto al valor del Salario Mínimo Constitucional estimado por Reyes y López (2016).
  2. Educación: Refleja el grado de cumplimiento de la educación básica para la edad, considerando el año de nacimiento, la asistencia a la escuela y el alfabetismo como elementos indispensables de logro educativo.
  3. Acceso a la salud: Considera la derechohabiencia directa o a través de redes familiares para recibir servicios de salud en instituciones públicas y privadas, o a través del Seguro Popular, así como la cercanía a instalaciones de salud (centros de atención primaria y hospitales).
  4. Acceso a la seguridad social: Considera el acceso de manera directa para trabajadores que reciben servicios médicos como prestación laboral o jubilados que cuentan con una pensión, y de manera indirecta para sus familias.
  5. Vivienda: Combina las condiciones de los pisos, techos, paredes, hacinamiento y disponibilidad de un espacio para cocinar inocuo.
  6. Servicios básicos en la vivienda: Agrega las condiciones de acceso a servicio de agua, drenaje, electricidad, escusado y a las tecnologías de la información.
  7. Seguridad alimentaria: Considera las experiencias de los hogares para tener acceso a una alimentación sana, variada y en todo momento.
  8. Activos básicos del hogar: Considera la presencia de los activos que requieren los hogares para la preparación y conservación de alimentos, así como para limpieza y cuidado del hogar.
  9. Acceso a crédito: Medida proxy de inclusión financiera que considera la disposición de tarjeta de crédito por al menos un miembro en el hogar.
  10. Vida libre de violencia: Mide la exposición del hogar a un entorno violento mediante la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes a nivel municipal, respecto a la tasa a nivel nacional.

La investigación ‘Midiendo el avance hacia un México con equidad: Índice de Bienestar Social 2016’ -presentada en la IBERO Puebla- fue realizada por: Dra. Graciela Teruel, Dr. Miguel Reyes, Mtro. Aniel Altamirano y Mtro. Enrique Minor, investigadores del EQUIDE de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México; y por Dr. Miguel López y Dr. Víctor Pérez, investigadores de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Los doctores Miguel Reyes y Miguel López también forman parte del Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y Puebla; el primero, es su director.

PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: